HIPERMETROPÍA

¿Qué es?
Una visión clara es el resultado de la correcta proyección de los rayos de luz, que pasan a través de la córnea, la pupila y el cristalino y se enfocan en la retina.
Cuando la forma o la longitud del ojo no son los normales, se producen defectos refractivos. Como consecuencia, aparece la dificultad para enfocar nítidamente los objetos.
Causas
Aparece cuando el ojo es más corto de lo normal o la córnea es demasiado plana. Esto causa que la luz se enfoque en un punto por detrás de la retina, originando una visión borrosa de cerca y, algunas veces, de lejos.
Síntomas
  • Según cada enfermedad, la visión es distorsionada o está disminuida en objetos lejanos, cercanos o en ambos.
  • Visión turbia.
  • En algunos casos, se suman sensación de tensión en los ojos, dolor de cabeza, fatiga o molestias oculares.
Tratamiento
  • Anteojos
  • Lentes de contacto
  • Cirugía refractiva con Excimer láser (LASIK)

Cirugía refractiva con Excimer láser (LASIK)

El objetivo de esta cirugía es conseguir una visión nítida, de manera que los rayos de luz que pasan a través del ojo (córnea, pupila y cristalino) lleguen juntos a la retina, permitiendo una imagen en foto sobre la retina, sin la necesidad de usar anteojos o lentes de contacto.

Es ideal para la intervención ser mayor de 20 años y tener córneas sanas. Los candidatos no deben haber tenido un incremento significativo en la prescripción de sus anteojos en los últimos 12 meses y no es recomendable operar durante el embarazo.

Las ventajas de la cirugía refractiva con LASIK son:

  • Elimina entre el 90% y el 100% de defecto.
  • Reduce o elimina la dependencia de lentes correctivos (ya sean de contacto o anteojos).
  • Anestesia local, en gotas.
  • Cirugía ambulatoria. El paciente vuelve a su casa el mismo día.
  • No es dolorosa y dura sólo 10 minutos.
  • Permite volver a las tareas habituales luego de 1 ó 2 horas.

Opción para miopías altas: lentes fáquicos

Cuando la miopía es elevada -mayor de 9 dioptrías- no siempre se obtienen resultados óptimos con el LASIK: existe el riesgo de que el paciente sufra de halos y mala visión nocturna. Para estos casos se puede optar por la colocación de lentes intraoculares fáquicos, que conservan intacto el lente natural del ojo (cristalino).

Las ventajas de los lentes intraoculares fáquicos son:

  • Rápida recuperación visual, con resultados estables en el tiempo.
  • Reversible. Se puede extraer el lente colocado en cualquier momento.
  • En algunos casos donde se asocia una miopía elevada con astigmatismo importante se pueden combinar métodos: se coloca una lente para compensar la miopía y se trata el astigmatismo residual con láser (Lasik).