AMBLIOPÍA

¿Qué es?
Es la disminución moderada a severa de la visión, ocasionada por la falta de uso de un ojo. Esta alteración puede ocurrir en ojos aparentemente normales.
Prevención
La mejor prevención es el examen de visión durante los primeros años de vida, ya que la ambliopía puede curarse si es tratada a tiempo. De lo contrario, produce una disminución permanente de la visión en el ojo afectado.
Es importante tener en cuenta que los hijos de padres con problemas visuales son los pacientes con mayor riesgo.
Causas
  • Necesidad de lentes o anteojos: La ambliopía se produce cuando hay defectos de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo) y no son diagnosticados y tratados a tiempo, especialmente si uno de los ojos está más afectado que el otro.
  • Estrabismo (ojos cruzados, bizco): Es la condición en que se desvía un ojo hacia adentro, afuera, arriba o abajo. Puede heredarse y estar presente desde el nacimiento del niño o desarrollarse después.
  • Cataratas congénitas: Deben tratarse quirúrgicamente en los primeros tres meses de vida para lograr una recuperación visual óptima.
  • Lesiones en los párpados: Tumores, caídas de párpado, etc.
Síntomas

Se debe sospechar ambliopía en un niño que presente cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Ojos desviados o que no funcionan juntos.
  • Ojos cansados y enrojecidos.
  • Posiciones defectuosas al leer o fijar la vista (taparse o cerrar un ojo, acercarse mucho a un texto o mover la cabeza al leer o escribir, etc.).
  • Visión borrosa.
Tratamiento

El tratamiento de esta enfermedad depende de la causa que la origine. En muchos casos se resuelve con anteojos o lentes de contacto y en otros, requiere cirugía.